Once upon a time… or How to apply literature to Real Life

Existe un maravilloso paralelismo entre literatura, lectura y la vida. Muchos de los libros que hemos leído se inspiraron en hechos reales y otros escapan totalmente de la realidad o imaginan un futuro muy lejano.

Cuántas veces hemos dicho figurativamente: hay que pasar página, ese capítulo ya está cerrado o es un libro que no volveré a leer? Aplicamos a cada una de nuestras experiencias el “hábito” de leer. Y, no aplican muchas de las historias que hemos leído a lo que sucede cada día? No ves un reflejo (con sus matices, claro está), entre libros y realidad?…

  • ¿No tienes la sensación que en la Empresa se dan situaciones que recuerdan a Juego de Tronos?
  • ¿No nos rodean personajes sacados de Alicia en el país de las maravillas?
  • ¿Tienes alguien cerca que parece tener un retrato escondido que es el único que envejece?
  • ¿No hay venganzas dignas del Conde de Montecristo?
  • Seguro que tienes amigos que son como Los tres mosqueteros
  • ¿Y las fábulas? Sí, sí, seguro que hay alguien cerca que te recuerda a la de Pedro y el lobo. Y ya hemos encontrado similitudes con La liebre y la tortuga en anteriores posts
  • No encuentras días, proyectos, situaciones,… que son La historia interminable?
  • No existe nadie parecido a Golum, de El Señor de los Anillos, y no cede nada de lo que tiene?
  • Hay proyectos que están igual de bien planeados que El peor viaje del Mundo.
  • Y quien no tiene cerca a alguien que lucha contra molinos de viento?
  • No has manejado tantos proyectos a la vez que parece que estás en mitad de La tía Julia y el escribidor?

Hay tantas y tantas comparativas que se pueden hacer. Después del  parón de vacaciones te invito a sumergirte en la lectura. Hay tantos símiles que encontrar! Eso sí, la realidad siempre supera a la ficción.

 

Leave a Reply