The value of speaking up (part II)

The importance of being consistent & coherent

Escribía que decir lo que uno piensa es necesario pero no puede ir en solitario.Este derecho, para que sea válido, para que nuestras palabras sean legítimas, debe ir de la mano de la coherencia y la consecuencia.

La definición más simple de la coherencia es la de actuar con la mayor proximidad posible entre lo que se dice y lo que se hace, eso sería ser consecuente con lo que se piensa (ser fiel a tus principios e ideas). Y es necesario contar con respeto por uno mismo y por los otros,  y por sobre todo, aún convencido, aceptar que uno se puede equivocar.

¿Cómo influyen en nosotros estos dos conceptos?

Para nosotros mismos: Vivir, actuar de manera distinta a los principios e ideas que nos rigen es agotador, nos conduce a la infelicidad.

En nuestra relación con los demás:

  • Las palabras de quien dice A pero sus actos son Z pierden total credibilidad. Suelta aire, no verdades.
  • Quien dice A y sus actos son A o a, adquiere la confianza de quien le rodea.Tener estas características implica responsabilizarse por lo que pueda ocurrir a partir de una decisión que se tome.

Los principios con los que hemos crecido, las ideas que tenemos … determinan cómo nos comportamos e influyen en la facilidad de decir, y en ocasiones tener que callar, lo que realmente pensamos.

2 thoughts on “The value of speaking up (part II)

  1. Totalmente de acuerdo con el planteamiento. Las palabras de quien dice A pero sus actos son Z no tan sólo pierden la credibilidad, sino que también crean inseguridad en las relaciones interpersonales.
    Si estuviéramos en Derecho lo llamaríamos inseguridad jurídica. Y, ¿ hay algo peor que la inseguridad jurídica?.

    1. Un paralelismo excelente! Que además da pie a hablar de la mala toma de decisiones o la inexistencia de ella. Muchisimas gracias por el comentario

Leave a Reply