Memories of school days… sometimes it seems to be still then

Hace unos pocos años (bueno, quizás algunos pocos muchos) vivíamos en un entorno más o menos divertido, con pocas obligaciones que nos parecían muchas, mdrugábamos sin querer hacerlo, desayunábamos en casa o  ya en el cole, salíamos al trote (eso seguro) para coger el autobús, que nos llevaran en coche o ir andando… Una rutina de lo más entretenida.

Pasábamos el día entre cuatro paredes, entre libros, pizarras y frente a un pupitre.

En clase siempre existió aquél que se sabía todas las respuestas y no podía esperar a compartirlas, el que no se las sabía nunca, el que no prestaba atención.

Entre el grupo los había tímidos, extrovertidos, divertidos. Teníamos gente con vidas complicadas, consentidos, …

Había profesores a los que no se les rechistaba porque imponían, otros que cuando hablaban no se oía un ruido de lo inmersos en la historia que estábamos y otros que por mucho que intentaran imponer el orden tenían el gallinero alborotado, todos hablando al mismo tiempo, gritando…

Las asignaturas nos parecían aburridas, difíciles, entretenidas o por lo menos un rato divertido que nos permitía aprender y pasarlo bien.

Durante el recreo, o la hora del patio, podían pasar múltiples aventuras. Podíamos jugar a lo que mandara EL líder de la clase o decidirlo entre todos, empezar a jugar a algo y dejarlo a la mitad, planear juegos con fases. La manera de jugar también tenía variantes, imagina o recuerda los partidos de fútbol, los había (dentro de los límites posibles de esa edad, claro) más o menos organizados, con papeles claramente asignados, el portero, el defensa… y los había completamente caóticos, alguien tiraba un balón y allí, saltábamos todos a por él a ver quien era el primero que marcaba en portería. Qué importaba si nadie había decidido hacer de portero, autorregulación total y absoluta.

Y cuando llegábamos a casa, deberes, cena.. nos preguntaban qué tal nos había ido el día y en excepcionales ocasiones nos caía una regañina.

El entorno es distinto y nosotros (supuestamente) hemos evolucionado y madurado. Ya no hacemos lo mismo. Pero…

¿Se trata de un flashback a lo grande? Hoy, si observas, ¿No tienes la sensación (a veces) que estás en el cole? ¿Te recuerda lo que lees a lo que has visto últimamente?

Este recuerdo en la memoria sirve de introducción para el próximo post, porqué algunos líderes y organizaciones no saben ni pueden evolucionar o transformarse.

Leave a Reply