Story telling

Asistía hoy a una presentación realizada por una persona conocida, de camino iba diciendo… vamos a improvisar, ya verás! Pero detrás de su improvisación había un story telling, claro, estructurado. Escucharle es un placer.

La narrativa es realmente importante, lo que y como escribimos en un documento, en una presentación impacta y representa. Lo que nosotros contamos con nuestra voz y nuestro cuerpo, también.

Cada historia que contamos, esto es, cada presentación, cada documento que redactamos para otros debe claramente tener en cuenta nuestra audiencia.

La historia debe fluir, tener una introducción, nudo y desenlace. No vale un “elige tu aventura” (historia de cuando éramos niños en la que dependiendo de la elección seguíamos un camino u otro). La improvisación en una presentación en público debe estar nada improvisada. Somos naturales, pero tenemos muy claro la línea argumental que seguimos.

Esto permite, contar las cosas sencillas, adaptadas a nuestro interlocutor y saltar de un punto a otro sin que nos pille fuera de juego.

Si conoces poco un tema, mantén la historia sencilla, lo más “accurate” posible. Si conoces mucho un tema, mantén la historia sencilla, este quizás es un trabajo más complicado puesto que cuanto más sabemos más intentamos contar.

Y siempre, siempre, ten claro QUE quieres contar y a QUIEN se lo cuentas. El resto… storty telling.

 

Leave a Reply